jueves, 17 de septiembre de 2015

"LO QUE VIO EL MAYORDOMO" (TEATRO INFANTA ISABEL, AGOSTO - 2015)

Aprovechando un suculento descuento, mis padres y yo decidimos ir a ver esta obra que no pintaba mal... Siempre se agradece una buena comedia de enredo para combatir el calor en pleno verano...

El autor británico Joe Orton, conocido por sus comedias negras, sorprendió al público en los años 60 por las situaciones, argumentos y diálogos que escribía y transgredió las normas del género. Su producción alcanzó tal importancia y unos rasgos tan definidos que se habla de "ortonesco" para referirse a todo lo que tiene que ver con esa combinación de absurdo, escándalo y aspectos macabros.

"Lo que vio el mayordomo" es una de las comedias más "ortonescas" y se estrenó póstumamente en Londres en 1969. Se ha representado en numerosas ocasiones en varios países, y en España se estrenó por primera vez en 1979.


El montaje actual está dirigido por Joe O'Curneen, de la compañía Yllana, y la versión es de Tomás Gayo Bautista (que falleció antes de terminar su trabajo) y Julio Escalada.

Para mí, el resultado es una comedia totalmente prescindible, con pocos momentos divertidos y algo aburrida. Una obra pasable con tintes eróticos y mucho humor inglés que sucede en un psiquiátrico.


El reparto está formado por seis actores, de los que destaco a Pep Munné y, sobre todo, al estupendo Paco Churruca. Les acompañan Marta Belenguer, Mundo Prieto, Sara Sálamo y Raúl Mérida.



"Si ya a ustedes les resultaría un tanto extraño un hipotético ejercicio de tener que ver lo que ve alguien que no existe, figúrense lo extraño y disparatado que sería esforzarse por ver algo que supuestamente vio alguien que jamás existió. Dirían que es de locos, ¿verdad? Pues les hablo del mayordomo de esta obra. Ni está, ni se le espera, porque no existe. Y en cuanto a lo que vio… pues eso, no se esfuercen, porque él tampoco lo vio.

Para dar titulo a su obra, Joe Orton cogió prestado el nombre con el que se bautizaron en el Reino Unido miles de singulares maquinas tragaperras de principios del siglo XX, “What the Butler Saw”, que por un penique, mostraban durante un corto periodo de tiempo una secuencia de fotos sensuales y eróticas en color sepia o en blanco y negro. Era como mirar por el ojo de una cerradura. O sea, fisgonear. 

La curiosidad es el impulso que nos lleva a ver, o querer ver, qué andan haciendo los demás y de qué manera andan haciéndolo, pero se vuelve patológico y propio del voyeur si las ganas que tiene de observar y de vigilar a otros son irrefrenables y no lo puede evitar. Entonces tendría que visitar a un psiquiatra cualificado. No como el doctor Prentice, quien es más dado a inyectarle un fármaco a la vez que intenta propasarse con usted. ¿Y quién es el Doctor Prentice? El protagonista de esta historia. ¿Y dónde transcurre esta historia? En una clínica mental extraña, donde no falta nada que no sea patrimonio de la humanidad: perversiones, trampas, engaños, desnudos, violación, incesto, acoso, psicoanálisis, chantajes, cambios de sexo, acoso psicológico, delirio, drogas, travestismo, fetichismos, alcohol, e idiotez… ah, y mucho humor" (Joe O’Curneen, director)


http://www.libertaddigital.com/cultura/teatro/2015-08-19/lo-que-vio-el-mayordomo-una-comedia-sobre-la-locura-y-el-frenesi-1276555149/

http://www.espaciomadrid.es/?p=30739

http://columnazero.com/teatro-lo-que-vio-el-mayordomo-o-quiza-no/

https://butacaenanfiteatro.wordpress.com/2014/07/25/lo-que-vio-el-mayordomo-u-hormonas-disparatadas/

http://www.yourwaymagazine.com/critica-de-teatro-lo-que-vio-el-mayordomo/