viernes, 2 de abril de 2010

"DESAFÍO EXTREMO" DE JESÚS CALLEJA Y MARÍA RUIZ (2009)

El verano de 2009 descubrí a Jesús Calleja. Ponían casi todas las noches su "Desafío extremo" en Cuatro y yo no me perdía ningún programa. Era mi momento de desconexión de los jodidos mareos. Pasaba buenos momentos y me transportaba a sitios a los que no creo que viaje nunca jejej

El libro es muy buen complemento de los programas de TV. Creía que iba a contar lo mismo, pero da muchos más detalles y te explica sus sensaciones (muy interesante saber cómo se embarcó en el proyecto de Cuatro).
Me he reído con sus anécdotas, me he emocionado cuando describía las llegadas a las cimas, me he dado cuenta de lo difícil que es ser alpinista (el libro narra muchas más penurias que el programa de TV) y de la TEMERIDAD que cometen muchas personas al intentar alcanzar cumbres famosas sin ningún tipo de preparación ni conocimiento.

Eso sí, si lo hubiera leído sin verlo después en los DVDs que tengo, creo que me habría perdido un poco jejeje


"- Es usted el primer alpinista de León en subir al Everest. Describa a los leoneses lo que se ve y se siente desde allí.
- Arriba hay una especie de aparato para comprobar vía satélite si crece o decrece el Everest, hay banderas de oraciones y es una cima muy estrecha y muy puntiaguda en la que estuve sentado a caballo, no mucho rato porque acaba en punta. La vista es increíble: ves la curvatura de la Tierra, todo el antiplano del Tibet, la parte nepalí llena de montañas y, al sur de Nepal, se ven las tormentas de relámpagos del monzón que se está aproximando. Allí, en ese escenario tan formidable, y con mi sueño cumplido, me acordé de mi hermano Julián, que murió hace casi 4 años de una maldita enfermedad. Ha sido muy emocionante" (Everest, la cumbre más deseada)


"Está claro que este continente helado y hostil no es para ir de vacaciones, aunque así lo piensan los que tienen mucho dinero y creen que con él se puede comprar todo. Pues no amigos, exige mucho sacrificio, esfuerzo, capacidad de sufrimiento, tanto físico como psicológico. La sensación de absoluto aislamiento y la alteración de los biorritmos afectan de pleno al estado anímico. La Antártida es soledad, desierto blanco, hielo, viento, mucho viento, frío, sol durante 6 meses, noche otros 6. Todo es hostil pero de inmensa belleza. Una belleza como nunca antes he visto. Sufres, pero quieres volver" (Vinson, viaje a la Antártida)


"Siempre que empiezo una expedición me ocurre lo mismo: una mezcla de nerviosismo y ansiedad por arrancar. Tengo que aprender a disfrutar todos los previos antes de una expedición, pero es tanto lo que me gustan las aventuras y en especial la montaña que al iniciar la ascensión es cuando verdaderamente soy feliz" (Kilimanjaro, en tierra de masais)


"No paramos ni un instante, si lo hacemos será un momento de dudas, y no quiero más indecisión, sólo quiero continuar, ellos lo comprenden y piensan igual, de algún modo nos comunicamos por la cadencia de los pasos, el ritmo, las actitudes. Es el lenguaje del escalador, no se habla, sólo se asciende, se pelea, se continúa, se aguatan carros y carretas, no se detiene" (Aconcagua, la conquista de las 7 cumbres"


"Sabemos que mañana nos espera una ruta muy difícil, en la que debemos tener presente el mantra: Oni-mane-padme-hom. Significa que la flor más hermosa sólo nace de las aguas más putrefactas y fangosas. Es decir, que por mal que lo pasemos, emergerá la flor más hermosa y llegará la calma y la paz cuando arribemos a ese pueblecito" (Zanskar, un mundo perdido en el hielo)


"10 pasos, 9, 8..., 3, 2, 1. ¡¡¡Sí, cima!!! Nos abrazamos, nos tiramos al suelo, nos volvemos a abrazar, a mí se me escapan las lágrimas, pero ¡qué llorón soy! Estamos en la cima y es la última, la séptima. Por fin he concluido las 7 cimas más altas de los 7 continentes, un proyecto perseguido por muchos alpinistas y que pocos consiguen. Yo soy el séptimo español en alcanzarlas. Siete será mi nº favorito" (Aconcagua, la conquista de las 7 cumbres)