viernes, 16 de octubre de 2009

"LA CASA DE BERNARDA ALBA" (NAVES DEL ESPAÑOL - MATADERO, OCTUBRE - 2009)

Pocas palabras para la obra que fui a ver anoche. Una crítica muy dura sobre los valores sociales y el papel de la mujer en los ambientes rurales. Aún hoy quedan cosas de éstas...

Impresionantes Nuria Espert y Rosa Maria Sardá.

BERNARDA:
Y no quiero llantos.
La muerte hay que mirarla cara a cara.
¡Silencio! (A otra hija) ¡A callar he dicho! (A otra hija)
¡Las lágrimas cuando estés sola!
¡Nos hundiremos todas en un mar de luto!
Ella, la hija menor de Bernarda Alba, ha muerto virgen. ¿Me habéis oído?
Silencio, silencio he dicho. ¡Silencio!

"La casa de Bernarda Alba" (Tercer acto)