viernes, 9 de octubre de 2009

"EL CAMINO DE LA AUTODEPENDENCIA" DE JORGE BUCAY (2000)

La verdad es que no me gustan los libros de autoayuda. En muchos casos, sólo me parecen propaganda barata... Pero a Jorge Bucay le tengo especial cariño porque lo primero que leí de él fue en un momento complicado y aquel libro me ayudó a mirar las cosas con otros ojos.

"El camino de la autodependencia" es uno de los 4 caminos que el autor propone recorrer. Este libro llevaba en mi estantería unos 2 años y estaba esperando a que se dieran ciertas circunstancias en mi vida para leerlo. Y como ha llegado ese momento, me ha tocado desempolvarlo...

La última parte, donde habla sobre la libertad, me ha resultado un poco jurídica jajaja y como siempre, hay cosas con las que no estoy de acuerdo... Pero otras cosas me han servido bastante.

"¿Qué sentido y qué importancia le dará cada uno de nosotros al hecho de depender o no de otros?

Depender significa literalmente entregarme voluntariamente a que otro me lleve y me traiga, a que otro arrastre mi conducta según su voluntad y no según la mía.

La verdad es que siempre puedo vivir sin el otro, siempre, y hay 2 personas que deberían saberlo: yo y el otro. Me parece horrible que alguien piense que yo no puedo vivir sin él y crea que si decide irse me muero... Me aterra la idea de convivir con alguien que crea que soy imprescindible en su vida.

Uno tiene que aprender a hacerse cargo de sí mismo, aprender a responsabilizarse de uno, aprender la autodependencia.

Esto es la autodependencia. Saber que yo necesito de los otros, que no soy autosuficiente, pero que puedo llevar esta necesidad conmigo hasta encontrar lo que quiero, esa relación, esa contención, ese amor...

Autodependencia significa contestarse las 3 preguntas existenciales básicas: Quién soy, a dónde voy y con quién. Pero contestarlas en ese orden. Cuidado con tratar de decidir a dónde voy según con quién estoy. Cuidado con definir quién soy a partir de quién me acompaña.

Puedo pedirte ayuda, pero dependo de mí mismo. Dependo de mis partes más adultas para que se hagan cargo del niño que sigo siendo. Dependo de ocuparme de mí.

Ser autodependiente significa ser auténticamente el que soy, actuar auténticamente como actúo, sentir auténticamente lo que siento, correr los riesgos que auténticamente quiera correr, hacerme responsable de todo eso y, por supuesto, salir a buscar lo que yo auténticamente crea que necesito sin esperar a que los otros se ocupen de esto.

Ahora es tu turno. Estás aquí para contribuir con tu fragancia. Simplemente mírate a vos mismo. No hay posibilidad de que seas otra persona. Podés disfrutarlo y florecer regado con tu amor por vos, o podés marchitarte en tu propia condena.

La vida que construimos todos los días es la casa donde vivimos. Y la hemos estado haciendo nosotros.

Es mi responsabilidad apartarme de lo que me daña. Es mi responsabilidad defenderme de los que me hacen daño. Es mi responsabilidad hacerme cargo de lo que me pasa y saber mi cuota de participación en los hechos.

Habrá que pagar el precio de soportar las partidas de algunos a mi alrededor. Y prepararse para festejar la llegada de otros (Quizás...).

Es importante empezar a darnos cuenta que nuestra relación con el mundo, con los demás, con el prójimo, en realidad es hacer cosas "con" los otros"

Y después de las lágrimas y la autodependecia, ahora tocan el camino de la felicidad y del encuentro...