jueves, 28 de marzo de 2013

"LOVEBOOK" DE SIMONA SPARACO (2009)

En algunos de los numerosos blogs de literatura que sigo, recomendaban este libro en la reseña de "Contra el viento del norte", mi libro favorito del 2012, así que tenía que leerlo.

Al igual que en el libro de Daniel Glattauer, esta novela trata un tema actual: encontrar el amor a través de internet (Facebook en este caso), y sobre el que a mí me encanta leer (¿Por qué será? XD).

Cada capítulo está narrado desde el punto de vista de uno de sus dos protagonistas. Esto aporta frescura a esta historia romántica bastante predecible, pero muy entretenida.

Reconozco que algunas partes me han resultado sumamente ñoñas y que el romance me ha parecido un poco inverosímil y "de película", pero he llegado a emocionarme con una tonta XD.

Salvado las distancias con "Contra el viento del norte", "Lovebook" no está mal y me ha gustado, pero creo que está dirigido más bien a un público juvenil.



"Cuando me quedo solo, aprovecho para volver a entrar en Facebook.

Casi cada vez que me conecto a la red alguien me escribe en el chat. ¿Y para qué? A veces sólo para decirme "hola" sin pretensiones de entablar una conversación, con lo que no hago más que perder el tiempo. Es lo que hace, por ejemplo, Vincigrassi, que después de la cena de ayer se ha dado prisa en añadirme a sus contactos. Estoy a punto de ir a las opciones del chat para aparecer desconectado, cuando me llega otro mensaje. 

Esta vez no es estúpido ni una pérdida de tiempo. Era lo que estaba esperando.

"¿Eres tú de verdad? ¿Mi gran amor de la infancia?".

Es ella, la niña del colegio. Me sonríe desde la foto en la que abraza a su simpático perro.

Se me ocurre decirle que ha conservado los mismos ojos de entonces.

Como si lo hubiéramos hecho de siempre, empezamos a escribirnos. Las preguntas son muchas, demasiadas, diría yo. Y el tono de sus mensajes es dulce, travieso.

"¿Cómo te sentías al ser marcado tan de cerca?".

"Me han acusado de pedofilia todos mis compañeros de clase, podría denunciarte".

"Mi madre no paraba de regañarme, decía que tú eras demasiado mayor y que yo era demasiado descarada".

La verdad es que era guapísima. Y, de haber tenido ella unos años más, me habría enamorado. 

"El mundo es pequeño visto desde la red, ¿no te parece?".

Estoy de acuerdo con ella. Y Facebook es, quedándome corto, desconcertante. Sin embargo ella afirma que lo detesta, a pesar de que lo usa: "Desde tu punto de vista, ¿a cuánta gente de la que se encuentra en Facebook le es concedido encontrarse también en la vida real?".

Es una pregunta que no me había hecho nunca. Me limito a considerar el placer de haber vuelto a encontrarla.

"He soñado con que nos encontraríamos al menos un millar de veces -confiesa, sincera, como había pensado que sería-. Imaginaba que nos encontraríamos en un lugar romántico, que me reconocerías prácticamente enseguida y que el hecho de verme adulta te impresionaría".

"No ha sido tan distinto".

"Nos hemos encontrado en la red, como cada día se encuentran otros millones de personas"."