viernes, 3 de septiembre de 2010

"POSDATA: TE AMO" DE CECELIA AHERN (2004)

Joven viuda intenta rehacer su vida después de perder a su marido, pero éste le ha dejado unas misteriosas cartas que tendrá que ir abriendo cada mes...

El argumento me resultó interesante y vi la peli, que creo que deja bastante que desear, sobre todo en comparación...

Así que me compré el libro y sí que me gustó. Tiene cosas distintas a la película y supongo que por eso está mejor; no buscar siempre un happy ending... Me lo leí rapidísimo, con risas y lágrimas incluidas jejeje (a veces me sentía reflejada...).
Supongo que si tengo la oportunidad de leer algo más de Cecelia Ahern, lo haré.

"- Cada vez que alguien me hace esa pregunta digo lo mismo, Sharon, “estoy bien, gracias”, pero si quieres que te sea sincera, no lo estoy. ¿Acaso la gente realmente quiere saber cómo te sientes cuando te pregunta cómo estás? ¿O sólo intenta ser educada? –Holly sonrió-. La próxima vez que mi vecina me pregunte “¿cómo estás?" le diré: “Bueno, la verdad es que no estoy nada bien, gracias. Me siento un poco deprimida y sola. Estoy cabreada con el mundo. Envidiosa de ti y de tu familia perfecta auque no especialmente envidiosa de tu marido, ya que tiene que vivir contigo”. Y luego le contaré que he comenzado a trabajar en un sitio nuevo, que he conocido a un montón de gente nueva y que me esfuerzo mucho por recobrar el ánimo, pero que en el fondo sigo perdida porque no sé qué más hacer. También le contaré cuánto me molesta que me digan continuamente que el tiempo lo cura todo aunque la ausencia hace que aumente el cariño, lo cual me confunde, porque significa que cuanto más tiempo pase desde que se fue más voy a quererle. Le contaré que no hay nada que cure esa pena y que cuando me despierto por las mañanas en la cama vacía es como si me echaran sal a una herida abierta. –Holy exhaló un hondo suspiro-. Y luego le contaré cuánto añoro a mi marido y lo fútil que me parece la vida; lo poco que me interesa hacer cosas y la sensación que tengo de estar aguardando a que mi vida se acabe para poder reunirme con él. Y ella probablemente dirá: “Ah, muy bien”, como hace siempre, dará un beso de despedida a su marido, subirá al coche y acompañará a los niños al colegio, irá a trabajar, preparará la cena y cenará en familia, se acostará con su marido y asunto resuelto, mientras yo seguiré intentando decidir el color de la blusa que voy a ponerme para ir a trabajar. ¿Qué te parece?"

----------------------------------------------

"Tienes que hacer frente a las cosas, Holly, y pensar en ellas positivamente. A menudo me repito: en este lugar solíamos reír, llorar o discutir, y cuando vas al sitio y recuerdas todos esos momentos que atesoras en la memoria, te sientes más cerca de la persona amada. Puedes celebrar el amor que compartiste en lugar de esconderte de él. –Se echó hacia delante y la miró de hito en hito-. Hay personas que pasan por la vida buscando y nunca encuentran a su alma gemela. Nunca. Tú y yo la encontramos, sólo que las tuvimos por un período más corto del habitual. Es triste, pero así es la vida. Así que ve a ese baile, Holly, y acepta el hecho de que tuviste a alguien a quien amaste y que te correspondió"

"¿Cómo diablos se había metido en aquella situación? Justo cuando estaba a punto de terminar de recoger los fragmentos de su vida despedazada, volvía a dejarlos caer y se le desparramaban. Pensaba que había encontrado un amigo, alguien en quien confiar. No pretendía verse envuelta en un absurdo triángulo amoroso. Y era absurdo porque la tercera persona ni siquiera estaba presente"

----------------------------------------------

"Se retrepó en el asiento y miró por la ventana al frío día de enero. Pensó en lo que había aprendido, en quién era antes y en quién se había convertido. Era una mujer que había recibido consejo de un hombre al que amaba, que lo había seguido y se había esforzado al máximo por curar sus heridas. Ahora tenía un trabajo que le encantaba y se sentía segura de sí misma para alcanzar lo que se propusiera.
Era una mujer que cometía errores, que a veces lloraba un lunes por la mañana o por la noche en la cama. Era una mujer que a menudo se aburría de su vida y le costaba mucho levantarse para ir a trabajar. Era una mujer que con frecuencia tenía un mal día, se miraba al espejo y se preguntaba por qué no iba más a menudo al gimnasio. Era una mujer que a veces detestaba su empleo y se cuestionaba por qué razón tenia que vivir en este planeta. Era, en fin, una mujer que a veces entendía mal las cosas.
Por otra parte, también era una mujer con un millón de recuerdos felices, que conocía el significado del amor verdadero y que estaba dispuesta a gozar de la vida, del amor y a crear nuevos recuerdos. Tanto si tardaba 10 meses como 10 años, Holly obedecería el mensaje final de Gerry. Fuera lo que fuese lo que le aguardaba, sabía que abriría su corazón y lo seguiría allí donde éste la llevara.
Mientras tanto, simplemente viviría"