domingo, 19 de septiembre de 2010

"LA VIDA POR DELANTE" (TEATRO LA LATINA, SEPTIEMBRE - 2010)

Tenía muchísimas ganas de ver esta obra desde que me enteré del éxito que estaba teniendo en Barcelona, así que en cuanto ha llegado a Madrid he aprovechado.

La historia es un dramón de los grandes, pero en el guión no faltan los toques de humor. Incluso en los momentos duros no podía evitar reirme... Creo que ese es uno de los grandes aciertos de la obra, al igual que la emotividad que desprende.

Habla sobre la tolerancia, la multiculturalidad, la necesidad de sentirse querido, la vejez, el paso del tiempo, la eutanasia...
Son casi 2 horas y sin descanso, pero el ritmo no decae en ningún momento. Es más, según se va desarrollando y entras en la historia, te empieza a gustar más y más... aunque notes un nudo en el estómago jejeje

Recomendable 100%.

Sólo intervienen 4 actores, pero obviamente el peso de la obra recae sobre los 2 protagonistas. Concha Velasco está genial... Pasa de la lágrima a la sonrisa en segundos. Una pena que se retire de los escenarios con esta obra.

Pero lo de Rubèn de Eguia, que interpreta al joven Momo, es tema aparte. Consiguió emocionarme con su interpretación... Hacía mucho que no veía a un actor tan joven en un papel con tanta carga emocional y bordarlo de esa manera.


"La vida, pues, sobre el escenario; en pequeñas dosis; a modo de ilustraciones; leves pinceladas impresionistas; viejas fotografías de colores desvaídos por el paso del tiempo, pero en las cuales reconocemos, aquí y ahora, una realidad social todavía presente.

(...) Dos biografías: una con la maleta llena de recuerdos y pesadillas, y otra tan ligera de equipaje que convierte esa levedad en una carga mucho más pesada.

La soledad, la necesidad de compañía, los orígenes, la familia, el derecho a morir dignamente, la tolerancia y el entendimiento por encima de las razas, religiones, creencias, estados, naciones y políticas más o menos oportunistas.

Y todo expuesto de manera sencilla, con humor y ternura a partes iguales"
(José María Pou, director)