sábado, 13 de septiembre de 2014

"MIEDO" DE JEFF ABBOTT (2006)

Compré este libro hace unos meses aprovechando una oferta, pero ya le había echado el ojo antes porque me llamó la atención su "discreta" portada y la frase que hay en ella: "Si pudieras olvidar el peor momento de tu vida, ¿lo harías?".

Jeff Abbott es un escritor estadounidense que ha logrado gran éxito internacional con sus novelas de misterio y suspense y al que muchos ya comparan con autores consagrados del género.
Ha sido nominado 3 veces al premio Edgar Allan Poe, otorgado por la Asociación de Escritores de Misterio de América, y su primera novela, "Do unto others", ganó el Agatha Award y el Macavity Award for Best First Novel.

"Miedo" es un thriller "médico-farmaceútico" lleno de acción e intriga, con los giros argumentales inesperados de rigor y una buena evolución de los personajes.

La historia es bastante interesante, pero me ha resultado enrevesada a más no poder... A veces me parecía que necesitaba hacerme un esquema para poder enterarme de la trama porque la lectura es tan ágil y rápida que ha terminado por dejarme exhausta y con la cabeza echando humo XDD... Supongo que ésto, dentro de lo malo, es bastante bueno así que espero leer alguna otra novela de este autor. 

Termino con una frase que me ha gustado mucho:

"Esto no es una peli de miedo, no estamos sentados en una hoguera esperando a que el hombre del saco se abalance sobre nosotros. Nuestro hombre del saco lo llevamos dentro"


"-Quiero ayudar. Sus recuerdos, sean cuales sean, deben de ser terribles para usted.

-La muerte es más terrible -No podía decir lo que pensaba realmente. Andy murió y yo le quería como a un hermano. Era mi mejor amigo desde que teníamos 3 años. Murió y yo le maté. Dios me ayude, Dios me perdone. No pretendía matarlo, no quería matarlo. Estaba intentando salvarlo.

Sorenson se incorporó hacia delante y Miles vio cómo se tensaban los músculos en sus anchos hombros. Su expresión era dura, fría. 

-Existe una teoría respecto a los recuerdos traumáticos. Nuestros peores recuerdos tienen una raíz muy profunda, no son como los recuerdos normales. Tras un trauma, los pacientes desentierran los resultados de sus peores experiencias vitales. Nosotros las examinamos, las diseccionamos. Qué podría haber hecho de otra forma, qué decisión podría haber tomado para evitar la tragedia. Si hubiera salido 2 minutos antes camino de la escuela, mi coche no se hubiera chocado contra un camión matando a mi hijo. Si hubiera tenido más cuidado, no le hubieran disparado a mi amigo en una batalla. -Miles escuchaba sin decir nada-. El recuerdo traumático es emparedado por los recuerdos normales tal como es, y no se integra con el resto. No se procesa del mismo modo que un recuerdo no amenazante, esos que se archivan y digamos que se dan de lado, si usamos una metáfora de oficina. Por lo tanto, el recuerdo se afianza a mayor profundidad, al igual que el trauma asociado a él. Las pesadillas, el miedo paralizador, la paranoia de que el destino nos tiene guardado otro golpe fatal. Incluso aunque no se recuerden detalles específicos, el recuerdo está ahí, es un motor para el trauma. Es un círculo vicioso.

Miles embutió las manos entre los brazos de la silla y el asiento, por si los temblores regresaban.

-Si pudiera olvidar el peor recuerdo de su vida, ¿lo haría? -preguntó Sorenson.

-Nadie es capaz de olvidar"