sábado, 22 de octubre de 2011

"LA SOMBRA DEL VIENTO" DE CARLOS RUIZ ZAFÓN (2001)

Compré este libro, cuando salió la edición de bolsillo, por sus buenas críticas y el éxito que había tenido.
Lo dejé en la estantería y con el paso del tiempo le cogí manía porque era un tocho y pensaba que iba a ser un rollete insoportable.

Y ahora me cabreo conmigo misma por no haberlo leído antes XD. Creo que todas las buenas críticas recibidas son merecidas porque para mí es una de las mejores novelas que he leído nunca.

A pesar de sus casi 600 páginas tiene un ritmo absorbente que en cuanto te atrapa, no te suelta. Por una parte quería terminarlo porque me moría de ganas de conocer el final de la historia, pero por otra deseaba que nunca se terminase porque estaba disfrutando como nunca con su lectura.

No sabría dentro de qué genero incluirla... Es una novela histórica, de amor, de suspense, de humor, de amistades, de misterios, de odios y venganzas personales... ¡Lo tiene todo!

Uno de sus puntos fuertes es el talento narrativo del autor, que se refleja en la construcción argumental y su dominio del lenguaje.

Los personajes están muy bien construidos y consigue que adores a unos y odies a otros.

Así que seguro que leeré más cosas de Ruiz Zafón en el futuro.


"En una ocasión oí comentar a un cliente habitual en la librería de mi padre que pocas cosas marcan tanto a un lector como el primer libro que realmente se abre camino hasta su corazón. Aquellas primeras imágenes, el eco de esas palabras que creemos haber dejado atrás, nos acompañan toda la vida y esculpen un palacio en nuestra memoria al que, tarde o temprano -no importa cuántos libros leamos, cuántos mundos descubramos, cuánto aprendamos u olvidemos-, vamos a regresar. Para mí, esas páginas embrujadas siempre serán las que encontré entre los pasillos del Cementerio de los Libros Olvidados"


"-¿Es usted un coleccionista?
-Algo parecido.
-¿Tiene usted más libros de Carax?
-Los he tenido en algún momento. Julián Carax es mi especialidad, Daniel. Recorro el mundo buscando sus libros.
-¿Y qué hace con ellos si no los lee?
El extraño emitió un sonido sordo, agónico. Tardé unos segundos en comprender que se estaba riendo.
-Lo único que debe hacerse con ellos, Daniel -replicó.
Extrajo entonces una cajetilla de fósforos del bolsillo. Tomó uno y lo prendió. La llama iluminó por primera vez su semblante. Se me heló el alma. Aquel personaje no tenía nariz, ni labios, ni párpados. Su rostro era apenas una máscara de piel negra y cicatrizada, devorada por el fuego. Aquélla era la tez muerta que había rozado Clara.
-Quemarlos -susurró, la voz y la mirada envenenadas de odio"

Y ahora un poquito de la sabiduría de Fermín Romero de Torres XD

"-A Fermín Romero de Torres no le da calabazas ni san Roque. Lo que ocurre es que el hombre, volviendo a Freud y valga la metáfora, se calienta como una bombilla: al rojo en un tris, y frío otra vez en un soplo. La hembra, sin embargo, y esto es ciencia pura, se calienta como una plancha, ¿entiende usted? Poco a poco, a fuego lento, como la buena escudella. Pero eso sí, cuando ha cogido calor, aquello no hay quien lo pare. Como los altos hornos de Vizcaya"

"-Mire, Daniel. El destino suele estar a la vuelta de la esquina. Como si fuese un chorizo, una furcia o un vendedor de lotería: sus 3 encarnaciones más socorridas. Pero lo que no hace es visitas a domicilio. Hay que ir a por él"