sábado, 8 de febrero de 2014

"PASADO IMPERFECTO" DE SHARON GRIFFITHS (2008)

Compré este libro por estar en oferta a 5,95 € en El Corte Inglés y porque me gustó su portada. Así de simple XD.

Cuando me puse con él y leí su sinopsis y su título original ("The accidental time traveller") pensé... "Esto va a ser un rollooooo"... Porque aunque me gusta la novela romántica, eso de los viajes en el tiempo como que no...

Y cual ha sido mi sorpresa al encontrarme con un libro que me ha gustado bastante, entretenido y enganchado desde el principio... Aunque el final me ha resultado un poco light y para mi gusto le falta algo para terminar de encantarme al 100%. 

Uno de sus mayores aciertos es el bueno retrato que hace de la Inglaterra de los años 50 y del periodismo que se hacía en aquella época, ya que la protagonista trabaja en un periódico.


"Era desesperante.

-¡Will! -insistí-. Tenemos que trazar un plan, ver cómo nos las vamos a arreglar a aquí. ¿Sabes quiénes son los otros concursantes? ¿Dónde están las cámaras? ¿Hay una sala de confesiones?... Tenemos que descubrirlo.

Cogió su chaqueta -una gruesa chaqueta de tweed sin forma alguna, con bolígrafos en el bolsillo delantero y coderas de cuero- del respaldo de la silla y se la puso.

-Lo lamento, Rosie -añadió educadamente-, no sé a qué te refieres. Habla con Gordon. Y si lo que te interesa son las cámaras, habla con Charlie, el fotógrafo jefe, o con el joven George. De todos modos -prosiguió, recogiendo las hojas de su mesa. Otra cosa diferente, pues estaba inmaculada y ordenada, nada que ver con cómo la tendría Will-, me tengo que marchar. Le prometí a mi mujer que llegaría pronto a casa. Buenas noches. Espero que hayas disfrutado de tu primer día con nosotros. Te veo mañana.

No respondí. Me quedé allí plantada, apoyada en la deteriorada mesa de madera, con la vista clavada en la silla que acababa de dejar vacía. Le había prometido a su mujer que llegaría pronto a casa. ¿A su mujer? ¿Se lo había prometido a su mujer? No. No me lo podía creer. Will no tenía mujer.

Todavía estaba allí de pie cuando regresó Brian.

-¿Todavía aquí, Rosie? -dijo-. Siempre supe que los americanos eran muy aplicados.

-Dime -le solté-, ¿sabes si Will... Billy... está casado?

-¿Billy? Oh, sí, querida, es un verdadero padre de familia. Tiene un par de críos. Tres, creo. -Sonrío con amabilidad-. Malgastas tu tiempo, cielo. El corazón de Billy ya tiene dueña.

Billy. Will. Un verdadero padre de familia. Casado. Tres hijos.

No. ¡No!

Recogí mis cosas y me dirigí a la salida del edificio para emprender el camino de vuelta a "casa" a través de la ciudad. Mi cerebro se estaba volviendo loco. Will no podía estar casado. No mi Will. Y menos tan casado. ¿Tres hijos? Se me pusieron los pelos de punta del pánico.

Cálmate. Tenía que calmarme. Pensar. Intenté pensar en todas las posibilidades: todo era mentira, se trataba de un desafío, como cuando en La isla de los famosos tenían que comer extraños alimentos de la jungla, pero mucho peor.

Sí, eso era, simplemente otro desafío. Ya casi había controlado la respiración. Un desafío en un programa de telerrealidad. De eso se trataba. Todo era mentira. En algún lugar había gente viéndome y riéndose a pierna suelta ante mi reacción, mejor dicho, ante mi exageración"