lunes, 10 de junio de 2013

"LA MUJER DE NEGRO" DE SUSAN HILL (1983)

Tenía ganas de leer esta novela desde que vi la película homónima que estrenaron el año pasado porque me sorprendió mucho y me encantaron lo bien conseguidos que estaban los sustos.

Hace bastantes años también tuve la suerte de poder ver la obra de teatro un par de veces, pero de ella no voy a hablar porque apenas me acuerdo.

Así que con la película en mente, me puse con el libro, que ha resultado ser bastante inferior, con muchos menos detalles y con un final diferente.

El principio me ha recordado bastante a "Otra vuelta de tuerca" de Henry James y lo que menos me ha gustado ha sido lo descriptivo que es y la escasez de las escenas terroríficas.

Por lo que me tengo que quedar con la película, que para mí supera a la novela.

Eso sí, cuando me voy a dormir, trato no pensar mucho en la mujer de negro porque tengo su imagen grabada en mi mente...


"No creía en fantasmas. O por lo menos, hasta este día no había creído en cualquier historia que oyera sobre ellos. Había rechazado, como la mayoría de los hombres razonables, todas la verosilimitud de las historias. El que alguna gente proclamara quetenia una intuición superior a la normal sobre ciertas cosas y el que se dijera que algunos antiguos lugares estaban encantados –los conocía, por supuesto-, pero habría sido inconveniente admitir que podía haber algo en ellos, aunque se presentara la más minima prueba. Y nunca había tenido pruebas. No dejaba de ser curioso, había pensado siempre, que las apariciones fantasmales y ocurrencias similares siempre parecían ser experimentadas en ciertos entornos, por alguien que, ¡previamente había oído hablar de ello por un conocido!

Pero ahí afuera, en la ciénaga, ahora mismo, en la peculiar y tenue luz, en la desolación del cementerio, había visto a una mujer cuya forma era muy material, pero también de algún modo, sin dudarlo, fantasmal. Tenía una palidez fantasmal y una terrorífica expresión, usaba ropas que estaban muy lejos de parecerse a los estilos actuales, se había mantenido siempre a distancia de mí… y no había hablado en absoluto. Algo emanaba de su mantenida, silente presencia; algo que, al lado de la tumba, me había influenciado tan fuertemente que me hizo sentir repulsión e indescriptible terror. Y se había aparecido y luego desvanecido de un modo que seguramente ningún ser humano real, vivo, de carne y hueso habría podido hacer. Y todavía mas… no había mirado de esa forma -tal y como yo imaginaba que tenían los “fantasmas tradicionales”-, transparente y vaporosa, ella había sido real, había estado allí, la había visto claramente, estaba seguro de que habría podido sentirla, acercarme, tocarla.


No creía en fantasmas.
 

Pero, ¿qué otra explicación era posible?"

1 comentarios:

Dulce Gomez dijo...

La verdad es que la película está muy buena, me dio un buen de miedo la parte en la que lee las cartas, y la historia de Susan Hill es muy buena, como que tiene suspenso y terror en justas cantidades, ojalá la segunda parte esté buena también.