viernes, 23 de noviembre de 2012

"EL ASESINO DE PRESENTADORES" DE XAVIER SARDÁ (2010)

Cuando me enteré que Xavier Sardá había escrito "Eros, Thanatos y su puta madre", su primera novela, me entró la curiosidad por leerla, pero su elevado precio me echaba para atrás (nunca he sido de ir a bibliotecas).

Hasta que publicó su segunda novela... Cuando leí su argumento, supe que me decantaría por éste: "Aparece el primer presentador de televisión asesinado. No pasa nada. El segundo, casualidad. El tercero, empiezan las hipótesis. Una cascada de asesinatos de presentadores de informativos pone patas arriba los servicios de Seguridad del Estado. El presidente del Gobierno exige encontrar al culpable ante la alarma general que mantiene al país enterado a través de un solo informativo pactado entre las cadenas, cuyos periodistas están  confinados para garantizar su seguridad. Mientras, el asesino sigue matando. Y policías, espías, servicios de inteligencia y el Gobierno dando excusas en sus comparecencias". Pero decidí esperarme a la edición de bolsillo... hasta que me lo encontré de casualidad en oferta en El Corte Inglés y no me lo pensé.

Es una novela policíaca escrita con mucha mucha ironía. A través de unos personajes muy peculiares hace una parodia de ellos y también una crítica del poder y los medios de comunicación.

Tiene situaciones delirantes y es bastante entretenido y divertido. Lo que menos me ha gustado ha sido el final; un poco precipitado para mi gusto.


"En ésas estaba el abogado cuando Hortelano irrumpió en el despacho. Al ver la situación desenfundó su arma, no sin ciertas dificultades:

-Baje el arma.

-Los cojones, si me voy a matar.

-No lo haga...

-Tengo tendencia a suicidarme cada vez que alguien como usted arruina mi vida. Gracias por enviarle las fotos a mi mujer. Ahora, ¿qué más quiere?

-Aparte la pistola de su cabeza. Hablemos.

-Oiga, mire..., es absurdo que con una pistola me apunte para evitar mi suicidio. Esto debe de ser de primer curso.

-Sea razonable, deje la pistola...

-Un puto chantajista hablando de algo razonable... Creo que voy a morir riendo... Jamás pensé que acabaría así. ¿No le parece absurdo seguir apuntándome?

-Si dejo de apuntarle me puede disparar.

-¿Qué es lo que no entiende de la palabra "suicidio"?

-¿Entiende usted lo que es un error brutal?

-Sï, eso es precisamente lo que usted cometíó conmigo.

-No, eso es lo que va a cometer usted si no baja el arma.

Hortelano insistía:

-Baje el arma.

-Bájela usted.

-Su mujer no sabe nada.

-Ha llamado y tiene las fotos.

-No ha llamado su mujer. Hemos sido nosotros. Llame a su mujer y compruébelo. Sólo le hemos enviado las fotos a usted. La llamada de su mujer era falsa.

-Es usted más hijo de puta de lo que merecía su madre. 

-Sólo quería que comprobase que estoy dispuesto a enviar el sobre. Y que, con una cooperación mínima, se acabará todo"