martes, 12 de julio de 2011

"YO LOVE NY" (I HEART #1) DE LINDSEY KELK (2009)

¡Chick lit en Nueva York! Con estos ingredientes, en cuanto vi este libro tuve que hacerme con él.

Aunque no ha conseguido emocionarme como otras novelas de este género, me ha gustado mucho y al terminarlo he quedado muy satisfecha.

Me ha encantado la historia, sus personajes y la forma de escribir de su autora, sin pelos en la lengua... Tanto que ya he comprado la segunda parte (en inglés... la portada me gusta más XD) y seguramente caiga también con los siguientes.


"El perfil de la ciudad de Nueva York. Manhattan. El Empire State Building. El precioso edificio Chrysler. El edificio Woolworth, con su torre de aguja como la de una iglesia. Y me enamoré. La impresión fue tan tremenda que dejé de llorar de golpe, de pensar, de respirar. Me quedé sin aliento. Bajé completamente la ventanilla del taxi y me empapé de todo: de los rascacielos, de los letreros gigantes, de los polígonos industriales a la orilla del río y del ambiente húmedo y bochornoso. Estaba en Nueva York. No en mi casa de Londres, ni en la boda de Louisa, ni con el cerdo infiel de mi prometido. Y de pronto, a falta de algo mejor que hacer, estallé en lágrimas justo cuando desaparecíamos bajo el túnel que llevaba a la ciudad"

 

"-No quiero que te vayas. -Se me acercó a los pies de la cama-. Pero si quieres que llame a un taxi, lo haré. O puedes quedarte y pasamos la noche hablando. Te prometo que mantendré las manos donde puedas verlas.

Estaba muy mono, tan serio, las manos con las palmas hacia arriba. ¿Cómo el mismo tío que había estado contoneándose por el escenario, retorciéndose al ritmo de una guitarra y aporreándose contra el pie del micrófono tantas veces que seguro debía de tener moratones, podía pasar a ser el tipo dulce y tierno que tenía delante sólo 2 horas después? ¿Formaba parte de su actuación? "Sólo hay una manera de saberlo", me dije, cogiéndole una mano.

-Pues vas a tener que ser tú quien hable casi todo el tiempo -contesté, tumbándome de lado y apoyándome en un codo-. Estoy hecha polvo.

-No hay problema -dijo con una sonrisa al tiempo que me daba un cariñoso apretón en la mano y se tumbaba también de lado-. Puedo aguantar toda la noche.

Solté una carcajada.

-¿Acabas de decir lo que creo? -pregunté, dándole un puñetazo en el hombro.

-Ya sabes lo que quiero decir -se defendió él, riéndose también mientras se frotaba el hombro con expresión dolorida-. Pegas fuerte para ser una chica.

-Si vas a meterte en el dormitorio de chicos sucios para aguantar su cháchara inagotable con intención de ligar contigo, tienes que aprender a defenderte. -Sonreí y me relajé un poco-. Eso ha estado feo.

-Bueno, sea como sea, la verdad es que huelo que apesto -dijo, haciendo una mueca de asco-. ¿Te importa que me dé una ducha rápida?

Yo negué con la cabeza.

-En absoluto, pero no esperes que esté despierta cuando vuelvas.
-No te despertaré a menos que quieras que lo haga -rodó hacia mí y me besó suavemente.

Pero antes de que pudiera decidir qué era lo que quería, se levantó y salió por la puerta"