domingo, 20 de febrero de 2011

"AMARSE CON LOS OJOS ABIERTOS" DE JORGE BUCAY Y SILVIA SALINAS (2000)

¿Quién no conoce mi afición por Jorge Bucay? Está claro que poco a poco voy a intentar leerme todos sus libros.

En esta ocasión, elegí este libro que reflexiona sobre el sentido de estar en pareja: las peleas, el enamoramiento, los malentendidos...

Se lee fácilmente y resulta ameno al mezclarse la autoayuda con una historia de ficción.

Podría decir que es muy en su línea, haciendo siempre referencia al tema del crecimiento personal que, en este caso, proporciona el hecho de tener una relación de pareja.

No me ha defraudado y muchas partes me han servido y/o me servirán en el futuro.


"Cuando las personas se encuentran con dificultades en su relación, tienden a culpar a su pareja. Ven claramente cuál es el cambio que necesita hacer el otro para que la relación funcione, pero les es muy difícil ver qué es lo que ellas hacen para generar los problemas.
(...) Es muy diferente enfrentarse a los conflictos que surgen en una relación con la actitud de reflexionar sobre "qué me pasa a mí" que enfrentarse a ellos con enfado pensando que el problema es que estoy con la persona inadecuada"


"Estar en pareja ayuda a nuestro crecimiento personal, a ser mejores personas, a conocernos más.
La relación suma.
Por eso vale la pena.
Vale... la PENA (es decir, vale penar por ella).
Vale el sufrimiento que genera.
Vale el dolor con el que tendremos que enfrentarnos.
Y todo eso es valioso porque cuando lo atravesamos ya no somos los mismos: hemos crecido, somos más conscientes, nos sentimos más plenos"


"La pareja no nos salva de nada: no debería salvarnos de nada.
Muchas personas buscan pareja como medio para resolver sus problemas. Creen que una relación íntima los va a curar de sus angustias, de su aburrimiento, de su falta de sentido.
Esperan que su pareja llene sus huecos.
¡Qué terrible error!
Cuando elijo a alguien como pareja con estas expectativas termino inevitablemente odiando a la persona que no me da lo que yo esperaba.
(...) La propuesta es resolver mi propia vida sin esperar que nadie lo haga por mí"



"Cuando algo me molesta del otro, casi siempre significa que en realidad me molesta de mí. Si yo no estoy en conflicto con ese aspecto, no me molesta que el otro lo tenga. De manera que mi pregunta siempre es: "¿Por qué me irrita esto del otro? ¿Qué tiene que ver conmigo?"
Aprovechar los conflictos para el crecimiento personal: de eso se trata. En lugar de utilizar mi energía para cambiar al otro, utilizarla para observar qué hay de mí en eso que me molesta"



"Hablamos del amor en el sentido de que "nos importa el bienestar del otro". Nada más y nada menos. El amor como bienestar que invade cuerpo y alma y que se afianza cuando puedo ver al otro sin querer cambiarlo.
Más importante que la manera de ser del otro, importa el bienestar que siento a su lado y su bienestar a mi lado, el placer de estar con alguien que se ocupa de que uno esté bien, que percibe lo que necesito y disfruta al dármelo: eso hace el amor.
(...) El amor se construye entre 2, sobre la base de una química que hace que nos sintamos diferentes, quizás por la sensación mágica de ser totalmente aceptados por alguien"


"Enamorarse es amar las diferencias y amar, enamorarse de las diferencias"


"Al estar con otro me enfrento con horribles aspectos de mí que estando sola no tendrían la oportunidad de salir.
Por eso a veces es tan difícil estar con otro. Porque cuando estoy solo puedo imaginarme que soy de lo mejor; pero con el contacto íntimo sale lo mejor y también lo peor de mí: mi competitividad, mis celos, mi luchar por el poder; mis ganas de controlarte, de manipularte, mi falta de generosidad, etc, etc"


"Cuando los hombres siente que no pueden con una mujer; huyen, se retiran física o emocionalmente, y se desconectan de la misma. Esto genera en ella mucho dolor; se vuelve más exigente y reclama, lo cual hace que el hombre se retire aún más y se forme un círculo vicioso en el cual se van alejando cada vez más"


"Las personas creen que aman, pero en realidad están enganchadas a su necesidad de poseer a otro. Es como si dijeran: "Te amo mientras estés a mi lado, pero si te vas seguramente te odiaré".
Eso no puede ser amor.
El amor pasa por poder pensar en lo que el otro necesita y en disfrutar si el otro está bien, todo ello de forma totalmente independiente de si está a mi lado"


"Amar tiene que ver con la decisión de dejar entrar al otro, con bajar mis defensas, con abandonar mi desconfianza, con atreverme a salir de mis ideas rígidas en su honor y tomar la decisión de descubrir cómo es, cómo se mueve y cómo piensa, sin intentar que piense como yo o que haga lo que yo pienso. Tiene que ver con no intentar forzarme a ser como yo creo que a él le gustaría que fuera"