miércoles, 18 de mayo de 2016

"TOCAR LOS LIBROS" DE JESÚS MARCHAMALO (2010)

Otro libro sobre libros. Pero en esta ocasión fue un regalo muy acertado de alguien que, por lo que se ve, me conoce bastante.

En este pequeño librito, de tamaño y extensión, Marchamalo habla de la cantidad de libros que poseemos, de su colocación y organización o de las personas que se atreven a deshacerse de ellos a través de anécdotas propias y de otros escritores.

"Tocar los libros" nace a raíz de una conferencia que dio este escritor y periodista madrileño en Valladolid en 2001 y que considero un libro imprescindible para bibliófilos.


"Hay quien dice que las bibliotecas definen a sus dueños, y estoy seguro de que es cierto. «El hogar es donde tienes los libros», escribió Richard F. Burton, escritor, militar, explorador, diplomático, agente secreto y viajero infatigable a quien, por cierto, no debió resultarle fácil ubicar sus estanterías. Margarite Yourcenar dijo en una ocasión que reconstruir la biblioteca de una persona era una de las formas más idóneas de informarnos cómo es. Por supuesto que los libros hablan de nosotros. De nuestras pasiones e intereses. Los libros delimitan nuestro mundo, señalan las fronteras difusas, intangibles, del territorio que habitamos.

Hablan no sólo de los lectores que somos y de los que fuimos en su momento, sino que hablan de los lectores que quisimos ser, y en los que finalmente no nos convertimos"

-------------------------------------

"Hay que reconocer a los libros una sorprendente capacidad colonizadora. Ocupan una estantería tras otra y cuando consiguen desbordarlas, su germen –como arrastrado por invisibles esporas– anida en otro lugar inexplicablemente alejado, recóndito, inaccesible en apariencia de la casa. Un libro aparece repentinamente sobre una mesa y en pocos días prolifera con sorprendente viveza. Los libros se extienden después por los sofás, toman las repisas, los cabeceros de las camas, las mesillas… Como un ejército victorioso ganan los altillos, los aparadores, las cestas de mimbre donde duermen los gatos"

-------------------------------------

"Hay libros indispensables que nos obligan a poseerlos, a conservarlos para hojearlos de vez en cuando, tocarlos, apretarlos bajo el brazo. Libros de los que es imposible desprenderse porque contienen fragmentos del mapa del tesoro" 

-------------------------------------

"Los libros, como las personas, tienen sus momentos de encuentro que a veces hay que aprender a posponer. Son como piezas de un puzle que encajan o no en un sitio preciso por mucho que nos empeñemos en que ocurra lo contrario"

-------------------------------------

"Guardo algunos libros dedicados, la mayoría de amigos, o conocidos. Y hay una diferencia muy importante entre lo que te escribe la gente que te conoce, con quien se establece cierta complicidad, y la que no te conoce. En general, cuando el autor no te conoce de nada, o de manera un tanto superficial, suele mostrarse sobre todo afectuoso"

-------------------------------------

"Otro de los grandes debates respecto a los libros tiene que ver con lo que se considera legítimo o no hacer con ellos. ¿Pueden subrayarse? ¿Pueden introducirse comentarios en los márgenes? ¿Con bolígrafo o sólo con lápiz? ¿Es constitutivo de delito doblar la esquina de una página para señalar por dónde vamos?"