sábado, 18 de mayo de 2013

"PERDIDA (GONE GIRL)" DE GILLIAN FLYNN (2012)

"Perdida (Gone girl)" es una novela negra que se ha convertido en todo un éxito en EEUU, donde ha hecho frente a la trilogía "Cincuenta sombras de Grey" en los primeros puestos de venta.

Dividida en 3 partes, su argumento es el siguiente: "En un caluroso día de verano, Amy y Nick se disponen a celebrar su quinto aniversario de bodas en North Carthage, a orillas del río Mississippi. Pero Amy desaparece esa misma mañana sin dejar rastro. A medida que la investigación policial avanza las sospechas recaen sobre Nick. Sin embargo, Nick insiste en su inocencia. Es cierto que se muestra extrañamente evasivo y frío, pero ¿es un asesino?".

Aunque la primera parte me resultó lenta, llega un punto en el que mejora notablemente y es imposible soltarlo de lo mucho que engancha.

Para mí, es una de las mejores novelas que llevo leídas este año 2013 y se debe a que el argumento, la forma en que está narrada y los personajes rozan la perfección. Es verdad eso que dicen de que no has leído nada igual...

Me he quedado con la boca abierta en más de una ocasión debido a sus giros inesperados y a la maestría con que la autora juega con nosotros, los lectores, para dosificar la información poco a poco y llevarnos a donde quiere.

Además me ha gustado mucho el retrato que hace sobre las fases del amor y los matrimonios. 

Tendrá próxima adaptación cinematográfica protagonizada por Reese Whiterspoon.


"-De acuerdo, Nick, estas son las cosas que estamos haciendo para ayudar.

Me leyó la lista: el móvil de Amy estaba siendo monitorizado, sus tarjetas de crédito rastreadas, su foto había sido puesta en circulación. Los agresores sexuales conocidos de la zona estaban siendo entrevistados y nuestro reducido barrio peinado. Nuestro teléfono de casa estaba intervenido, por si acaso recibía alguna llamada solicitando rescate.


No estaba seguro de qué más decir. Busqué en mi memoria las frases: ¿qué dice el esposo llegado este punto en las películas? Depende de si es culpable o inocente.


-No puedo decir que eso me tranquilice. ¿Están...? ¿Hablamos de un rapto, un caso de persona desaparecida o qué es lo que está pasando exactamente? -Conocía las estadísticas, las conocía gracias a la misma serie de televisión que ahora estaba protagonizando: si durante las primeras cuarenta y ocho horas no se producía ningún avance en el caso, lo más probable era que quedase sin resolver. Las primeras cuarenta y ocho horas eran cruciales-. Quiero decir que mi esposa no está. ¡Mi esposa no está!


Me di cuenta de que era la primera vez que lo decía tal como debería haberlo dicho: asustado y furioso. Mi padre era un hombre con infinitas variedades de amargura, ira, desagrado. Tras toda una vida empeñado en evitar convertirme en él, había acabado desarrollando una incapacidad para mostrar emociones negativas. Era otra de las cosas que me hacían parecer un capullo; mi estómago podía ser un nudo de anguilas engrasadas y nadie habría podido adivinarlo a partir de mi cara ni mucho menos mis palabras. Era un problema constante: demasiado control o ningún control en absoluto.


-Nick, nos estamos tomando esto extremadamente en serio -dijo Boney-. Los chicos del laboratorio están en su casa mientras hablamos, lo cual nos aportará más información para seguir. Ahora mismo, cuanto más nos pueda contar sobre su mujer, mejor. ¿Cómo es?


A la mente me vinieron las frases habituales de cualquier esposo: «Es dulce, es maravillosa, es agradable, me apoya mucho».


-Cómo es ¿en qué sentido? -pregunté"