sábado, 11 de junio de 2011

"VERONIKA DECIDE MORIR" DE PAULO COELHO (1998)

Desde hace tiempo tenía ganas de leer algo de Paulo Coelho y cuanto estaba ojeando qué libro comprar, el título de éste me llamó mucho la atención y terminé decidiéndome por él.

Sólo puedo decir que ha sido una gran decepción. Pesadísimo de leer y bastante rollete... tanto que también me entraban ganas de suicidarme a mí XD

Digo yo que será que no me ha llamado mucho la atención el movimiento Nueva Era ni la forma tan metafórica y espiritual en que está escrito el libro.

Lo que más me ha gustado ha sido la edición, que es didáctica, y al final trae mucho material para reflexionar sobre la novela.


"El día 11 de noviembre de 1997, Veronika decidió que había llegado, por fin, el momento de matarse. Limpió cuidadosamente su cuarto alquilado en un convento de monjas, apagó la calefacción, se cepilló los dientes y se acostó.

De la mesita de noche sacó las 4 cajas de pastillas para dormir. En vez de juntarlas y diluirlas en agua, resolvió tomarlas una por una, ya que existe gran distancia entre la intención y el acto y ella quería estar libre para arrepentirse a mitad de camino. Sin embargo, a cada comprimido que tragaba se sentía más convencida; al cabo de 5 minutos las cajas estaban vacías"


"-Por eso estaba llorando -dijo Veronika-. Cuando tomé las pastillas yo quería matar a alguien que detestaba. No sabía que existían, dentro de mí, otras Veronikas a las que yo sabría amar.
-¿Qué es lo que hace que una persona se deteste a sí misma?
-Quizás la cobardía. O el eterno miedo de equivocarse, de no hacer lo que los otros esperan. Hace algunos minutos yo estaba alegre, había olvidado mi sentencia de muerte; cuando volví a entender la situación en que me encuentro, me asusté"


"Si algún día pudiese salir de aquí, me permitiría ser loca, porque todo el mundo lo es. Y peores son aquellos que no saben que lo son, porque pasan su vida repitiendo constantemente lo que los otros les mandan"


"-Quiero pedirle 2 favores. El primero, que me dé un remedio, una inyección, sea lo que sea, pero que me mantenga despierta hasta entonces, para aprovechar cada minuto que me queda de vida. Tengo mucho sueño, pero no quiero dormir, tengo mucho que hacer, cosas que siempre dejé para el futuro, cuando pensaba que la vida era eterna. Cosas por las cuales perdí el interés cuando empecé a pesar que la vida no valía la pena"


"Ella consideraría cada nuevo día de vida como si fuera un milagro, lo que no dejaba de ser verdad, tomando en cuenta todas las probabilidades de que ocurran cosas inesperadas en cada segundo de nuestra frágil existencia"

1 comentarios:

Rachel dijo...

¡Buenas! Pues de Coelho solo he leído El alquimista y éste y, la verdad, es este último sí que me gustó aunque creo que abusa de tanta frase "profunda" y sobrecarga de espiritualidad.
Por cierto, te sigo =)
¡Un saludoo!