domingo, 5 de junio de 2011

24: EL AÑO QUE VIVÍ INTENSAMENTE

Vuelvo a la carga con un cuarto de siglo ya (!!!!) para hacer un pequeño balance de mis 24.

Si de los 23 dije que eran el año que no fue, de los 24 podría decir que ha sido el año que he vivido más intensamente.


Y eso que lo he pasado mal y muy mal... (de todo se aprende...). Pero echando la vista atrás me doy cuenta de que, por una vez, lo bueno pesa más y es con lo que me quedo. He experimentado nuevas y sorprendentes cosas; sobre todo una, que ha sido la más importante para mí.

Obviamente no puedo dejar de mencionar el tema de la salud, especialmente los mareos... Siguen acompañándome y creo que lo harán para siempre, por muy duro que esté siendo aceptarlo.

Aunque es verdad que parece que ando mejor de mareos (gracias a mi última visita al ORL) y achaques en general, sé que en cualquier momento puedo volver a ponerme peor... Cruzaré los dedos para que sea dentro de mucho...