miércoles, 17 de febrero de 2010

BALANCE 2009

(Esta entrada lleva escrita desde mediados de enero, pero debido a diversos motivos he ido retrasando su publicación.
Se refiere solamente al 2009 porque si tuviera en cuenta acontecimientos de este año, cambiarían cosas).

Enfrentarse al balance del 2009 no era nada fácil. Además quería empezar el 2010 antes de decir nada al respecto. ¿Por qué? Yo siempre he dicho que no es como se empieza, sino como se acaba. Pero después de que el 2008 fuera un buen año, con muchos deseos cumplidos, y terminara el día 31 de diciembre con un fallecimiento, he decidido ser más cauta.

Así pues, el 2009 comenzó de funeral y entierro para terminar con muchos cambios, tanto físicos como personales, y con ninguna gana de comenzar el nuevo año.
¿Año nuevo, vida nueva? ¿Fijarse propósitos? ¿Acaso porque se pase de año el contador se va a poner a cero? Ojalá pudiera borrar todo lo malo al pasar de año... Pero las cosas pasan por una razón e irremediablemente tanto lo bueno como lo malo que me ha pasado, me han colocado en el presente que estoy viviendo, con sus cosas malas y buenas.
Puede que esto sea una balance pesimista para algunas personas, pero realmente es un balance real y maduro después de todas las lecciones que he aprendido este año.

Así que vamos por partes:

  • Académicamente, podría haber sido mejor, pero dado mi estado de salud, ha sido aceptable (sé que tengo unos angelitos de la guarda por ahí arriba que siempre me ayudan :-)). A 3 asignaturas para terminar la carrera y cursando 6º, me siento como una vieja cuando voy a clase XD. Me hice la foto de la orla porque sé que habría gente a la que le hubiera hecho ilusión verme así, pero no tuve graduación. Sigo pensando que es una tontería "graduarme" sin ser licenciada... Así que aún tengo tiempo jejej

  • Mucho teatro (a destacar, Hamlet y el Catch) y películas; mucha lectura y salidas fotográficas; fan de "Lost" y Jesús Calleja. En los últimos meses, compras. Y nuevas aficciones: el maquillaje y comprar por internet (¡Viva San eBay! XD).

  • Viajes: una semana en París, Cullera en Fallas y excursión a Pucela. Mi salud no me ha permitido más y lo llevo mal. A ver qué pasa este año...

  • Y llega EL tema: salud. Es de las pocas cosas de las que me arrepiento en mi vida... Si pudiera volver atrás, tiraría el portátil por la ventana... Mi padre me lo advirtió en numerosas ocasiones, pero nunca pensé que pudiera pasarme y menos tan pronto.
    En febrero, durante el viaje a París, tuve algún mareo aislado, pero no le dí mayor importancia.
    Después vino el 2º cuatrimestre y con ello, el comienzo de la vida sedentaria con el portátil TODO el día encima.
    A principios de mayo, los mareos empezaron a ser casi diarios, acompañados de dolor de cuello y adormecimiento de los brazos. Apenas fui a clase 3 o 4 días y cuando lo hacía, en taxi. Así llegamos al 27 de mayo, cuando fui a hacerme una radiografía y después al de cabecera, que me mandó al traumatólogo y medicinas para los mareos. Mi cumpleaños, al día siguiente, para olvidar: soplé las velas de la tarta entre lágrimas. Y el 29, a hacerme un análisis.
    De las 3 asignaturas que tenía para junio, sólo pude presentarme a una y porque era tipo test. Menos mal que la aprobé... (gracias a Inma por pasarme todos los apuntes por fax!). Cuando terminé los exámenes, al traumatólogo, que me dijo que tenía una contractura y rectificación cervical. Y claro, me mandó más medicinas y rehabilitación (10 sesiones de tracción e infrarrojos de 10 mins que fueron horribles. El día que al incorporarme de la cama me dio un mareo de caerme, no quise volver a colgarme).
    Los mareos siguieron durante todo el verano: sentía que flotaba y tenía que moverme acompañada por casa, por lo que apenas salí a la calle. Me levantaba sobre las 11 h y desayunaba; después a la cama a leer hasta las 15.30, hora de la comida. Luego a la cama a dormir la siesta hasta las 20 o 21 h, cenar, ver un poco la TV y a la cama sobre medianoche. Sólo quería dormir porque era el único momento del día en el que no me mareaba, aunque me costaba bastante... porque cerraba los ojos y notaba como que me faltaba la respiración... No hubo noche que no pensara que no me iba a despertar al día siguiente.
    En el oftalmólogo, otorrino y cardiólogo todo salió bien.
    A mediados de julio y viendo que seguía igual de los mareos, el trauma me mandó un TAC craneal para "descartar" y un antidepresivo de acompañamiento. Hasta que me lo hice pasé unos días horribles, llorando y sin apenas comer. La cabeza es muy puta y cuando piensa cosas jodidas es peor (y eso que tenía cita con el neurólogo, pero que me lo mandara el trauma me confundió). Mis padres me acompañaron al hospital para hacérmelo. Cuando me llamaron, pasé nerviosa y me tumbé. Duró 5 mins eternos, en los que no dejé de pensar y pensar... Después le pregunté a la enfermera y me tranquilizó con un "todo está bien". Y a esperar más días para el resultado. Estaba acojonada. Cuando fui a recogerlo, me senté en el claustro para abrir el sobre: todo estaba bien. Según mi madre y el trauma, me cambió la cara. En ese momento, comprendí el componente psicológico que tenían y siguen teniendo mis mareos porque empecé a encontrarme mejor.
    Llevándolo como pude llegué a septiembre: 2 exámenes y 2 aprobados. Dejé de marearme durante unos días, pero a finales del mes volví a las andadas.
    Y desde octubre a diciembre se ha pasado el tiempo volando. Comencé a ir a la fisio todas las semanas y a reducir un poco la medicación. Pero no he llegado a estar bien del todo: días con mareos; días sin mareos; días con mareos y salidas a la calle, controlándolo; días en que sólo me apetecía quedarme en casa; días en que no había quién me acostara... A parte de volverme un poco hipocondríaca con tanto trote, no creo que pueda hacer una vida muy normal, pero estoy más animada que cuando empecé con esta cruz.

  • La gente: pérdidas, recuperaciones, novedades, desilusiones, sopresas... Vamos, lo normal. En los malos momentos, te das cuenta con quién puedes contar de verdad. Y agradezco mucho los mensajes de ánimo y de preocupación de la gente... Pero, ¿de qué sirven las palabras si luego no se demuestran las cosas con hechos?
    Una cosa buena que me llevo de este año es una personita que he conocido y que se ha convertido en un gran apoyo para mí (espero que estés ahí por mucho tiempo, pero no me mientas nunca).

Aquí van algunos de los cambios o "realizaciones" del 2009:

  • Tengo que intentar vivir al día. Por eso cuando salgo y me encuentro bien, intento aprovechar al máximo el tiempo.

  • Para que te quieran, tienes que quererte tu mismo primero.

  • Me he vuelto más sincera y con menos vergüenza de ser como yo soy. ¡A quién no le guste, que no mire!

  • There's tons of fish in the waters...

  • A esa gente que me ha decepcionado y seguirá decepcionándome (repito que he aprendido a no esperar nada de las personas): I would never wish bad things, but I don't wish you well.

  • He empezado a dejar atrás mis miedos y preocupaciones para con la gente; pasando de vivir "por" a "con".

  • ¿Todo tiene solución menos la muerte?

  • ODIO a la gente que se contradice... no puedo con ell@s. Tampoco con la mentira, la falsedad y la hipocresía. People! It feels so good to be cynical!

  • Me sigue costando confiar en la gente... Hay muchos cabron@s sueltos.

  • "La vida es demasiado corta para estar siempre cabreado".

  • Me he vuelto muy llorica y me emociono con facilidad por muchas cosas. Y no me da tanta vergüenza llorar delante de gente.

  • He hecho cosas que no pensaba que fuera capaz de hacer. ¿Cuántas veces me he dicho a mi misma "Laura, pero qué coño estás haciendo?"?


Resumen: Ha sido un año duro y bastante malo, en el que he madurado mucho y me he dado cuenta de lo que es la vida y vivir. He perdido meses y meses sin hacer nada... Pero por otra parte, he pasado a estar orgullosa de como soy y empiezo a ser esa persona que quiero ser.

Y ahora que he caído al fondo de una piscina que ni una gotita de agua tenía, voy a recoger mis alitas rotas y las pegaré trocito a trozo y volaré...