martes, 28 de diciembre de 2010

"LA FUNERARIA" DE JUAN LUIS CANO (2009)

Después de tanto tocho y tantos rollos, necesitaba algo ligerito y que me alegrara mis ratos de lectura.

Este libro me lo compré en cuanto vi que había salido la edición de bolsillo porque le tenía muchas ganas, sobre todo por su autor, que es uno de los integrantes de Gomaespuma.

Lo he leído en sólo 3 días y me ha gustado bastante (quizás el final es algo flojillo por lo corto que es el libro). Tiene de todo: amor, drama y suspense, aderezado con ese humor que a mí tanto me gusta.

PD: Sería una buena película (española, claro XD).


"Apenas había intentado Lucas mover el cadáver cuando éste entreabrió los ojos y, como si retomara el pulso al tiempo, dijo: "Pues ya ves, hijo, aquí, sufriendo". Lucas dio un respingo y salió disparado hacia atrás, el conde abrazó más fuerte aún a la hasta ese momento viuda y a ésta, por el susto, le chascó la aorta, sufrió un infarto fulminante y murió al instante.

Los hijos acudieron a la habitación al escuchar la voz de su padre, el grito de su madre, la exclamación irreproducible de Lucas y se encontraron con la tragicómica situación: el padre resucitado con los ojos muy abiertos incorporado en la cama, ya callado; la madre en el suelo retorcida, muriéndose de golpe, con el corazón partido al no haber podido sobreponerse al sobresalto, y los empleados de la funeraria sin saber muy bien qué hacer, dirigiendo la mirada de uno a otro. Fue el conde, Horacio López de Gauna y Solís, quien habló como para poner sosiego, no sin sensatez, pero con inoportunidad:

-No se preocupen ustedes. Como el encargo ya está hecho, se cambia el protagonista y ya está. El disgusto ya lo tenían por su padre, así que les sirve el mismo disgusto para su madre y santas pascuas.

-¡Joder, Horacio, cállate!

-¿Pero por qué? Es así, ¿no? ¿O no?"