sábado, 13 de noviembre de 2010

"LA AUTOESTIMA" DE LUIS ROJAS MARCOS (2007)

Para mí, un rollo de libro. Será que estoy acostumbrada a Bucay y que tanta teoría y seriedad me cansan...

Aún así, tiene algunas partes interesantes y muchas referencias a diversos estudios psicológicos y sociológicos.

"La autoestima es el sentimiento, placentero de afecto o desagradable de repulsa, que acompaña a la valoración global que hacemos de nosotros mismos.
Pero esta autovaloración intelectual y afectiva se basa en nuestra percepción, más o menos positiva o negativa, de las diversas partes de nuestra persona y de nuestra vida que seleccionamos porque las consideramos relevantes"


"Los recuerdos tienen el poder de hacernos llorar, reír y temblar. Las reminiscencias del ayer definen gran parte de nuestra personalidad y determinan nuestra visión del presente y del mañana. La memoria es selectiva.
El olvido, por ejemplo, cura muchas heridas de la vida y nos ayuda a distorsionar inconscientemente los recuerdos para que confirmen las explicaciones de la realidad que más nos convienen"


"En general, la mayoría de las personas recurren a la introspección movidas por la necesidad de identificar las causas de sus sentimientos o conductas, o de encontrar explicaciones a los sucesos que les afectan.
Igualmente, recapacitan cuando se enfrentan a decisiones importantes, o buscan formas de mejorar su bienestar.
Con todo, para adquirir una eficaz capacidad de introspección se precisa una dosis abundante de esfuerzo, una actitud abierta, y, sobre todo, se requiere constancia en la práctica.
Naturalmente, las personas que son conscientes de los beneficios de analizarse a sí mismas practican con más interés y regularidad esta tarea"


"El conocimiento de cómo somos nos aporta una visión realista de nuestras aptitudes y defectos, y aumenta las probabilidades de acertar en las relaciones con los demás y en las ocupaciones.
Todos necesitamos encontrar y aprender a utilizar nuestras herramientas naturales físicas, psicológicas y sociales para poder adaptarnos a los cambios, superar las adversidades, y forjar y dirigir razonablemente nuestro programa de vida"


"Lo normal es que los fracasos o las desventuras nos hagan a todos sentirnos desilusionados o frustrados, al menos temporalmente.
Sin embargo, las personas que cuando son golpeadas por alguna adversidad piensan que se trata de un contratiempo pasajero, que no afecta a la totalidad de su ser y que no tienen toda la culpa, tienden a superarla y a recuperarse mejor y en menos tiempo que quienes consideran que los efectos de sus fallos o de las calamidades son permanentes e irreversibles y que ellos son los únicos responsables"


"Las emociones que juegan el papel más importante en el desarrollo del concepto de nosotros mismos dentro del marco social tienen relación con el deseo natural de amar a otros y de sentirnos amados por los demás.
La sana tendencia natural humana a desear y perseguir el intercambio afectivo con nuestros semejantes es generalmente muy sensible al temor al rechazo. Estos sentimientos de temor tienen mucho que ver con lo que hacemos o cómo nos comportamos con los seres de nuestro entorno, y dan lugar al desarrollo de importantes emociones "sociales" como el orgullo, la vergüenza, la culpa y el remordimiento"


"La melancolía impregna de culpa y de autocrítica corrosiva nuestra autobiografía, destroza la ilusión por el mañana y nos roba el aprecio a nosotros mismos.
La depresión es una forma de pesimismo patológico que nos impregna de negatividad y de remordimientos sin bases reales, oscurece nuestra perspectiva de la vida y nos colma de odio hacia nosotros mismos"


"Cuando nos deprimimos nos sentimos tristes, desanimados y desmoralizados. Sollozamos con facilidad, nos comportamos de forma irritable o impaciente con los demás, nos cuesta concentrarnos, y perdemos el interés por las cosas y las actividades que hasta entonces nos gratificaban, incluyendo las relaciones sexuales. Se alteran el sueño, el apetito y la energía.
Las personas deprimidas se sienten indignas de afecto, no disfrutan de la compañía de los seres queridos, por lo que se aíslan y, al irridiar amargura y pesimismo, los demás también se distancian de ellos"


"Lo normal es una autoestima favorable, basada en el sentido de control sobre la propia vida y la capacidad para adaptarse a los cambios y superar los reveses, suponga una cuasigarantía de felicidad para cualquiera.
Por todo esto, entender las claves de la autoestima, su construcción, sus ingredientes y su papel en nuestra satisfacción con la vida en general es una inversión muy segura y muy rentable.
A fin de cuentas, ¿hay algo más determinante en nuestra vida que cómo nos sentimos con nosotros mismos?"


"La gran mayoría de las personas tratamos por todos los medios de proteger nuestra autoestima. Con este fin, echamos mano, consciente o inconscientemente, de mecanismos de defensa. Estos mecanismos tienen como misión fundamental preservar nuestra valía privada y pública.
Gracias a estas estrategias protectoras disfrazamos una realidad devastadora con una ilusión esperanzadora, neutralizamos una situación humillante con una falacia persuasiva. Esta habilidad, única de nuestra especie, nos ayuda a superar los momentos de prueba y vulnerabilidad que nos depara la vida"


"En la cara oscura de la autoestima también se reflejan los efectos perniciosos del odio a uno mismo. Las personas proclives a sentirse indefensas, o víctimas involuntarias y permanentes de un destino que ellas mismas no eligieron, o frustradas e impotentes ante sus propias expectativas inalcanzables, o abatidas por la desesperación melancólica, a menudo ven sus vidas arruinadas por el autodesprecio.
El rechazo de uno mismo causa sentimientos de desencanto e inferioridad; fomenta el aislamiento social, la indecisión, la inseguridad; alimenta la desconfianza y es caldo de cultivo para las conductas autodestructivas"