miércoles, 20 de octubre de 2010

"MARY AND MAX" (2009)

Max: La gente suele pensar que no tengo tacto y que soy grosero. No puedo entender por qué ser honesto puede llegar a ser ¿incorrecto? Quizás por eso no tengo amigos; a excepción de ti, claro (...) No te preocupes por no sonreír. Mi boca casi nunca sonríe, pero eso no significa que no esté sonriendo dentro de mi cerebro.

A pesar de que Max encontraba consuelo en Mary, el resto del mundo aún le parecía apabullante. No podía entender por qué era visto como el raro, mientras que los demás eran considerados normales. Los seres humanos eran infinitamente ilógicos. ¿Por qué despediciaban la comida si había niños muriéndose de hambre en la India? ¿Por qué talaban la selva tropical si necesitaban oxígeno? ¿Y por qué creaban los horarios de autobuses si nunca llegaban a tiempo? Estaba de acuerdo con su físico favorito (Einstein) en que existían solo 2 cosas infinitas: el universo y la estupidez del hombre.

Max: La razón por la que te perdono es porque no eres perfecta. Eres imperfecta, como yo (...) Cuando era joven quería ser cualquier persona menos yo mismo. El doctor Bernard Hazelhof dijo que si estuviera en una isla desierta tendría que acostumbrarme a hacerme compañía. Sólo yo y los cocos. Dijo que tendría que aceptarme con defectos y todo lo demás, y que nosotros no podemos elegir nuestros defectos. Son parte de nosotros y tenemos que vivir con ellos. Sin embargo, podemos elegir a nuestros amigos. Y me alegra haberte elegido. El doctor Bernard Hazelhof también dijo que nuestras vidas son como largos caminos. Algunos están bien pavimentados; otros, como el mío, tienen grietas, cáscaras de plátano y colillas de cigarrillos. Tu camino es como el mío, pero probablemente tiene menos grietas. Ójala algún día nuestros caminos se encuentren y podamos compartir una lata de leche condensada. Eres mi mejor amiga, mi única amiga.

"God gave us relatives. Thank God we can choose our friends" ("Dios nos dio familiares. Gracias a Dios que podemos elegir a nuestros amigos")

Ethel Mumford

Dentro de la BSO está este tema de The Penguin Cafe Orchestra, que me ha encantado.