lunes, 31 de agosto de 2009

SITTING, WAITING, WISHING...

Hoy he vuelto a hablar contigo después de 2 semanas.

Creo que aún no me conoces lo suficiente como para saber que he estado un poco a la defensiva... eran los nervios... qué tonta!

Me hubiera gustado decirte lo que te he echado de menos, las ganas que tengo de verte y darte aunque solo sea un abrazo, que hoy me quiero un poquito más gracias a ti... tantas cosas...

Por un vez, estoy segura de algo. Sé a donde quiero y puedo ir contigo... Y si al final no llegamos, puede que duela, pero sé que me llevaré lo bueno... como ya he hecho anteriormente.

Hay veces que las relaciones con otras personas no se miden por el tiempo que las conoces, sino por la intensidad de ese trato... Una persona puede llegar a descubrir más de ti en 4 días que otras en meses... Está claro que es una de las cosas bonitas de la vida... y no es la primera vez que me pasa.

Pero la pregunta del millón siempre será: ¿es suficiente tan poco para querer y estar dispuesto a...?

Seguiremos...